Texas Middle School Program for AP Spanish
Program Summary History Implementation Evaluation Participants Links Contacts <empty> Home
AP Spanish Middle School Project sun logo.
Skip to navigation

Resumen del Programa

"Los estudiantes demostraron un aumento de auto-estima así como en sus capacidades académicas. Los padres de los estudiantes participantes estuvieron más involucrados en las escuelas de sus hijos, y los maestros involucrados en el proyecto piloto se sintieron rejuvenecidos y más motivados en el salón de clases".

La investigación muestra que el rigor académico de los estudios que un estudiante cursa en la escuela es clave para predecir si ese estudiante asistirá o no a la universidad y si tendrá éxito una vez que haya ingresado. Sin embargo, históricamente los estudiantes de grupos minoritarios no han sido bien representados en los cursos de preparación para la universidad. Con el fin de ofrecer oportunidades para lograr éxito en la universidad para los estudiantes del estado cuya lengua materna es español, la Agencia de Educación de Texas (TEA por sus siglas en inglés) creó en el año 2000 Programa de AP* en español para escuelas intermedias en Texas o sea cursos avanzados para el estudio de la lengua española en las escuelas intermedias a través de una subvención del Departamento de Educación de los Estados Unidos.

El formato básico del programa es de ofrecer Programa de AP en español para escuelas intermedias en Texas para los estudiantes cuya lengua materna es el español mientras aún están en la escuela intermedia. La idea fundamental es de convertir la lengua materna de estos estudiantes en una ventaja académica permitiéndoles tomar cursos avanzados al inicio de sus carreras académicas. Al introducir a los estudiantes a un estándar académico más exigente en la escuela intermedia, el programa abre caminos hacia la universidad.

Las escuelas intermedias que han implementado el programa piloto han encontrado que más del 90% de los estudiantes participantes obtuvieron calificaciones lo suficientemente altas en el examen de AP de la lengua española como para ser elegibles para recibir crédito universitario. Los estudiantes también demostraron:

  • Un aumento de auto-estima así como en sus capacidades académicas;
  • Menores problemas de disciplina y de ausentismo;
  • Mejor desempeño en otras clases;
  • Mayor número de inscripciones en otras cursos de honores y de AP en la secundaria;
  • Una mejor percepción de la universidad como una meta realista y alcanzable; y
  • Mejoría en sus habilidades, las cuales se pueden aplicar a otras experiencias para presentar exámenes, incluyendo el programa de exámenes del estado.

Además, los padres de los estudiantes participantes estuvieron más involucrados en las escuelas de sus hijos, y los maestros involucrados en el proyecto piloto se sintieron rejuvenecidos y más motivados en el salón de clases.

Así como las escuelas y los distritos han refinado y ampliado sus programas, han encontrado útil incluir a un rango muy extenso de personal escolar tanto al nivel de escuela intermedia como de secundaria y así podrán extender el impacto potencial del programa. Por ejemplo, los maestros de español de todos los niveles han trabajado conjuntamente para alinear verticalmente el plan de estudios de español, diseñar clases Pre-AP para los grados sexto y séptimo y para examinar programas principiantes al nivel de escuela primaria. Los consejeros de la intermedia y la secundaria han trabajado con cada estudiante participante y con sus padres para formular un plan académico coherente de cuatro años en la secundaria. Los administradores, cuyo apoyo es fundamental para el éxito del programa, han trabajado con maestros, personal y miembros de la junta directiva de la escuela para promover el programa de AP de la lengua española en las escuelas intermedias a través del distrito y para dar forma a la política local relacionada con el programa.

Un componente crítico para el éxito del programa es la formación de un equipo inclusivo y de apoyo que implemente el programa. Sin embargo, una de las lecciones aprendidas a través del piloto y avance del proyecto es que no existe una fórmula única para el éxito del programa. Las personas que implementaron el programa en sus inicios representaban un diverso rango de las comunidades a través del estado - grandes, de suburbios, metropolitanas, pequeñas y rurales - todas sirviendo a grandes porcentajes de estudiantes cuya lengua materna es el español. Estos distritos adaptaron los principios del programa y recomendaron propuestas para cada situación específica. La población de hispanoparlantes sigue creciendo, y nuestra esperanza es que las escuelas intermedias en todo el estado reconozcan el enorme valor del programa y utilicen los recursos de implementación del programa para crear un programa de AP de la lengua española para escuelas intermedias adaptado a sus propias necesidades y contextos locales.